Dioses Mitológicos

A través de los siglos y las diferentes mitologías, los dioses han tenido distintas formas, orígenes y significados. Pero todos comparten un concepto general, como seres superiores divinos e inmortales, con cierto poder y control sobre la tierra, la naturaleza y la vida en si; que son adorados, sagrados, respetados e inclusive temidos. Se concibe como un seres consciente y con emociones, muchas veces representados con formas humanas, parcialmente humanas o animales.

La mayoría de las mitologías son politeístas, es decir, adoraban a varios dioses. Aunque en casi todos los casos existe un dios superior, que gobierna sobre los demás. Por ejemplo, en la mitología griega Zeus es el rey de los dioses, mientras que en el hinduismo, Brahma es considerado el primer ser en existir, el creador del universo y demás dioses que lo complementan.

Origen de los dioses en la mitología

En las distintas mitologías, los dioses tienen muy diferentes orígenes o procedencias. Algunos son vistos como dioses primordiales, que nacen de la nada o del caos y dan origen al mismo universo; y otros son creados por los primeros, como en el caso de la mitología griega, hinduista, zulú y muchas otras mitologías politeístas. En algunas mitologías algunos dioses nacen como seres humanos y posteriormente se convierten en deidades, aunque en la mayoría de los casos a estos se les refiere como semidioses o deidades menores.

Dioses en la mitología griega

Al mencionar la mitología griega, lo primero que viene a la mente es el monte olimpo, lugar donde moraban los 12 dioses griegos más conocidos. Los también llamados dioses olímpicos, eran regidos por Zeus, el padre de los dioses y los humanos. Hades, aunque era hermano mayor de Zeus y un dios muy importante, no residía en el olimpo, sino en el inframundo, la morada de los muertos.

Además de los dioses olímpicos, en la mitología griega existieron otras deidades menores,  ubicadas entre  los dioses principales o mayores y los semidioses, a veces confundidos con estos últimos. También existe una diosa primordial, Gea la madre tierra, quien daría origen al segundo, llamado Urano, el cielo estrellado. Estos dos dioses primordiales serían la primera generación de dioses griegos, siendo los olímpicos la tercera, es decir, sus nietos.

Dioses en la mitología maya

 Como en otras mitologías, los dioses mayas gozaban de grandes poderes, pero estos no eran admirados por todos. Muchos mitos mayas, incluyendo los escritos en el libro sagrado del siglo XVI Popol Vuh, describían lo despiadados y crueles que estos podían ser, y cómo podían ser engañados, heridos o incluso asesinados por humanos astutos o semidioses como los gemelos Hunahpú e Ixbalanqué.

Según los registros coloniales, los dioses maya se organizan con una jerarquía, con Itzamna en lo más alto. Muchos de los dioses mayas tienen múltiples nombres y diferentes aspectos, lo que hace difícil determinar con precisión cuántos dioses tenían en definitiva: Es probable que sean al menos 200. Entre los más importantes están Itzamna el Creador, el dios de la lluvia Chac, la diosa de la fertilidad Ix Chel, y los dioses de la muerte, Ah Puch y Akan.

Dioses en la mitología hindú

Hay tres deidades o dioses principales en el hinduismo, a saber, Brahma, Vishnu y Shiva, y tres diosas principales, Parvati, Laksmí y Saraswati. La mayoría de los otros dioses son encarnaciones u otras formas de Vishnu y Shiva. Mientras que las diosas son también encarnaciones y otras formas de Devi Parvati.

Además de eso, hay una serie de semidioses y deidades locales, que son populares solo en áreas muy particulares o pequeñas. Estos semidioses y deidades son conocidos como Devas y Devis. Se cree que hay 330 millones de dioses en el hinduismo, pero algunos afirman que en realidad hay 33 tipos de dioses basándose en las Vedas.

Dioses en la mitología egipcia

 Los egipcios poseían un gran cantidad de historias y mitos que marcaron profundamente su vida como sociedad. La mayoría de estas historias sobre dioses mitológicos fueron descubiertas en las paredes de sus templos en Luxor o transmitidas de generación en generación. 

Los antiguos egipcios adoraban a un gran número de dioses y diosas antiguos. Algunos de ellos se parecían mucho a los humanos; sin embargo, otros eran en parte humanos y en parte animales, algunos de ellos parecían cocodrilos, chacales, gatos, carneros e incluso halcones.  Los cuerpos de estos dioses egipcios eran siempre humanos, pero sus cabezas podían ser de aves y otros animales.

Dioses en la mitología celta

Los Tuatha Dé Danann (o tribu de dioses) son parte importante de la mitología irlandesa, escocesa y manx. Son dioses celtas precristianos con habilidad sobrenatural y eran de gran importancia para el pueblo gaélico. Pertenecen a la comunidad del “otro mundo” o el “más allá” (Aos Si), a cuyo mundo se llega a través de nieblas, colinas, lagos, estanques, humedales, cuevas, antiguos cementerios, macizos y montículos.

Cuando esta tribu llegó a Irlanda encontraron que ya estaba gobernada por otro pueblo conocidos como Fir Bolg, así como por dioses más antiguos conocidos como los Fomoré. Esta vieja generación de dioses era básicamente monstruos; su líder era un ciclope gigante llamado Balor, cuya mirada se decía que era capaz de matar a cualquiera en el que posara su vista.

Esta temática de una generación de monstruos que preceden a los dioses también se comparte con la mitología griega (hecatónquiros y cíclopes), nórdica (gigantes de hielo), y varias otras mitologías.